· 

Peio Uralde, el goleador del Athletic Club de Howard Kendall

Uno de esos futbolistas que jugó en la Real Sociedad y en el Athletic Club, con una estancia breve en el Atlético de Madrid entre medias.

 

Integrante de la Real Sociedad de las dos Ligas

 

Vitoriano de nacimiento y donostiarra de adopción, se dio a conocer en la icónica Real de principios de los 80. Peio Uralde se labró un nombre a base de goles en el mítico Atocha y sumó dos Ligas consecutivas y una Supercopa a su palmarés. Además, rozó la  final de la Copa de Europa con el cuadro donostiarra. La Real Sociedad cayó ante el Hamburgo en las semifinales en el Volskparkstadion, con polémica arbitral incluida. 

 

Unos años después, Peio decidió que la etapa con la Real había tocado a su fin y buscó nuevos retos a orillas del Manzanares (1986/87). Con el Atlético de Madrid, perdió la final de Copa ante la Real Sociedad, precisamente. Paradojas del destino. Y ese caprichoso sino le llevó al rival de la Real, el Athletic, en la 1987/88. El de Gasteiz entró en el traspaso del central Andoni Goikoetxea al Atlético de Madrid: 75 millones + Uralde para los de Bilbao. El Athletic venía de una floja temporada y necesitaba recuperar las buenas sensaciones de antaño. Para ello, requería de gol y lo encontró en Uralde. 

 

40 goles en 110 partidos con el Athletic

 

La llegada de Peio Uralde al botxo coincidió con la de Howard Kendall. El entrenador inglés venía de ser campeón de la liga inglesa con el Everton y tenía como misión devolver a los leones a la zona noble. En la primera campaña lo logró: el Athletic quedó cuarto y se clasificó para la Copa de la UEFA gracias, en buena medida, a los 15 goles de Uralde. San Mamés volvió a respirar ilusión. 

 

En la siguiente temporada, el Athletic se enfrentó a una potente Juventus en los dieciseisavos y soñó con una remontada imposible. Después de caer 5-1 en Turín, se puso 3-1 en San Mamés, pero la vecchia signora estableció el 3-2 definitivo y eliminó a los de Kendall. Uralde, por su parte, marcó dos tantos a la Juventus (uno en Turín y otro en Bilbao) y otros dos al AEK Atenas en la anterior eliminatoria. En sus dos primeras temporadas, el punta contabilizó 34 goles entre todas las competiciones. El Athletic, sin embargo, no repitió otra campaña exitosa y acabó séptimo, fuera de Europa. Y tampoco encontró en la Copa, competición fetiche del club, la tabla de salvación.

 

La 1989/90 resultó aún más difícil. Para el Athletic y para Uralde. Kendall, principal valedor del delantero, fue destituido en la jornada 11 después de caer 4-0 ante el Real Madrid en el Santiago Bernabéu. Txetxu Rojo reemplazó al ex del Everton y Uralde dejó de ser indiscutible. El de Gasteiz anotó 6 goles en 24 partidos y, por tercera temporada seguida, volvió a ser el máximo goleador del equipo; empatado a tantos con Loren Juarros, otro que pasó por la Real Sociedad y el Athletic. Al conjunto rojiiblanco, mientras tanto, se le incrementaron las carencias ofensivas y acabó decimosegundo. El club buscaba una renovación para los siguientes años –llegó con los fichajes de Valverde, Ziganda y la aparición de Julen Guerrero– y prescindió de Uralde. El delantero contaba con 32 años y le restaba un año de contrato. Así pues, tres años después, Uralde dejó Bilbao con 40 goles en 110 partidos. 

 

Ascenso a Primera con el Deportivo y agónica permanencia

 

El delantero se incorporó al Deportivo de la Coruña, donde vivió dos bonitas historias antes de retirarse: el ascenso a Primera y la sufrida permanencia en la máxima categoría. Así se resume la carrera de Peio Uralde. De la Real al Athletic, pasando por el Atlético. Escuela vasca. 

Escribir comentario

Comentarios: 0

                                           Quienes somos

             

                                                      Contactános en: elfutboldeayer@gmail.com