· 

Aquel Teresa Herrera de 1989 con Real Madrid, Bayern, Steaua y PSV

El Bayern goleó 4-1 al Steaua en la final y se llevó el trofeo coruñés

Antes de que el fútbol moderno se llevase las pretemporadas a Estados Unidos y a Asia disfrutábamos del Trofeo Teresa Herrera en toda su plenitud. Los gigantes del continente se medían cada verano en La Coruña y daban prestigio al decano de los torneos españoles. El Teresa Herrera de 1989, una de las mejores ediciones que se han disputado, es un ejemplo de ello. Contó con la participación de Real Madrid, Bayern de Múnich, Steaua de Bucarest y PSV Eindhoven. Los marcadores del Estadio de Riazor registraron diversidad de goles del 11 al 13 de agosto de 1989 con estos cuatro colosos de Europa. El Real Madrid de la Quinta del Buitre desplegó su poderío ofensivo, aunque solo le valió para quedar tercero. El Bayern de Heynckes y el Steaua de Hagi y Lăcătuș, con sus ligas ya empezadas, hicieron valer su superioridad física respecto al PSV y al Real Madrid y se citaron en la final. El conjunto bávaro goleó a los rumanos y se llevó el Teresa Herrera a Múnich. 


SEMIFINALES

Real Madrid 1-2 Steaua

FC Steaua București: Lung; Petrescu, Iovan, Bumbescu, Ungureanu; Muzsnay, Minea, Dumitrescu (Balint'46) (Mastacan'88), Rotariu; Lăcătuș y Hagi (Grigoraș'82). 

 

Goles: 0-1 Míchel min.15, 1-1 Dumitrescu min.30 y 1-2 Hagi min.71.

 

Árbitro: Urío Velázquez. Expulsó al entrenador Iordănescu (56') por protestar. Mostró tarjetas amarillas a Hagi (56'), Hugo Sánchez (57') y Míchel (62').

 

El conjunto del ejército rumano vivía los mejores años de su existencia. Venía de ser finalista de la Copa de Europa: el Milan de Sacchi le arrebató el sueño de repetir la hazaña de 1986, cuando ganó la máxima competición continental ante el FC Barcelona en el Ramón Sánchez Pizjuán. Hagi, Lăcătuș, Petrescu y Dumitrescu emergían como las banderas del equipo, sin olvidar a otros conocidos como Balint, Bumbescu, Lung... El Real Madrid, por su parte, se encontraba en la fase inicial de la asimilación del sistema de tres centrales de Toshack. El galés, sustituto de Beenhakker, introdujo entrenamientos más duros que su antecesor e insistió en Schuster como líbero en sus primeros días como técnico blanco. Toshack realizaría todas las pruebas pertinentes en este tipo de amistosos antes del inicio de las competiciones oficiales. El Real Madrid, por cierto, cobró 32 millones de pesetas (el triple que Steaua y PSV) por participar en el Teresa Herrera, torneo del que es segundo en el palmarés. La escuadra madridista posee 9 trofeos, por 23 del Deportivo de La Coruña, el primero. 

 

En esta edición el Steaua le privó de luchar por el trofeo y eso que el Madrid sometió a los de Iordănescu durante los 20 primeros minutos. La salida en tromba del Real Madrid generó diversas situaciones de peligro sobre la portería de Lung: una ocasión clara de Martín Vázquez, un gol anulado a Gordillo, el tanto de Míchel y otra opción de Chendo. Sin embargo, la alegría del gol de Míchel duró poco. Tanto esfuerzo físico sobrecargó las piernas de los de Toshack, aún en pretemporada. El Steaua, más rodado, finiquitó al Madrid robándole el balón. Dumitrescu empató en una gran acción individual en la que dejó sentados a Schuster y Sanchís. Hagi, el mejor del partido, selló la remontada con un golazo desde larga distancia a Buyo en la segunda parte. La defensa madridista, con Schuster de líbero, hizo aguas. A falta de la energía inicial, el Madrid tiró de casta a la búsqueda del empate. Losada lo tuvo en un remate al larguero en el añadido.  

 

Bayern 3-1 PSV

FC Bayern München: Aumann; Johnsen, Augenthaler, Köhler, Pflüger; Schwabl, Flick, Thon (Dorfner'66), Kögl (Reuter'69); McInally y Wohlfarth (Bender'71). 

 

PSV Eindhoven: Nederburgh; Gerets, Koot, Nielsen (Valckx'75), Heintze; Lerby, Van Aerle, Vanenburg, Boerebach; Kieft y Gillhaus (De Jong'75).

 

Goles: 1-0 Wohlfarth min.5, 2-0 Thon min.22, 3-0 McInally min.32, 3-1 Kieft (p) min.62.

 

Árbitro: Martín Navarrete. Mostró tarjetas amarillas a Gerets (66') y De Jong (90').

 

El Bayern superó con claridad al PSV. Tres goles en la primera media hora de Wohlfarth, Thon y McInally dejaron la final en el bolsillo para los de Múnich. Kieft, de penalti, marcó el gol del PSV en una segunda mitad que perdió intensidad.

 

Los Granjeros jugaron un partido decepcionante. Pesaron las ausencias de Romário y Van Breukelen, determinantes en los esquemas de Guus Hiddink. Sin embargo, se esperaba más de un equipo que contó en el once con Van Aerle, Vanenburg, Kieft, Gillhaus, el belga Gerets y los daneses Nielsen, Heintze y Lerby. Todos ellos componentes del PSV que derrotó al Benfica en los penaltis de la final de la Copa de Europa de 1988.

 

El PSV chocó contra la máquina engrasada de Jupp Heynckes, con Augenthaler y Kohler en el centro de la defensa, con Olaf Thon y Hansi Flick en la parcela ancha y con Wohlfarth y McInally en la delantera. El Bayern, en la 1989/90, dominó con puño de hierro la Bundesliga y sufrió al Milan de Sacchi en las semifinales de la Copa de Europa. Los rossoneri lograron su segunda Copa de Europa consecutiva. 

 

 


TERCER Y CUARTO PUESTO

Real Madrid 4-2 PSV

Real Madrid CF: Buyo; Chendo, Hierro, Schuster, Ruggeri (Esteban'64), Solana; Míchel (Aldana'78), Sanchís, Martín Vázquez (Gordillo'71); Butragueño y Hugo Sánchez.

 

PSV: Nederburgh; Gerets, Koot, Boerebach (Nielsen'73), Heintze; Lerby (Valckx'58), Van Aerle, Vanenburg, De Jong (Chovanec'58); Kieft y Gillhaus.

 

Goles: 1-0 Hierro min.4, 2-0 Míchel min.6, 2-1 Kieft min.8, 3-1 Hierro min.22, 4-1 Hugo Sánchez min.75 y 4-2 Valckx min.87.

 

Árbitro: Presas López. Mostró la tarjeta amarilla a Hugo Sánchez (75').

 

La final de la consolación llegaba con el morbo añadido de los últimos antecedentes vividos en la Copa de Europa. El PSV dejó sin final al Madrid de la Quinta del Buitre en 1988; la escuadra merengue se vengó un año después en los cuartos de final.  En esta ocasión, el Real Madrid-PSV del Teresa Herrera acabó teñido de blanco. Los de Toshack, de esta forma, mejoraron las sensaciones tras la derrota inicial ante el Steaua. El partido ante el PSV dejó el debut de Ruggeri con el Real Madrid. El central argentino disputó su primer partido con la casaca blanca desde su fichaje y ofreció más consistencia a la línea de tres zagueros.

 

Como ante el Steaua, el Real Madrid empezó como un vendaval. Solo que esta vez sí rentabilizó las ocasiones. Fernando Hierro y Míchel destrozaron al PSV en la primera parte. Míchel marcó un gol y repartió dos asistencias a Hierro. Con solo 21 años, al malagueño no le pesaba la casaca blanca en su primera temporada. Ya ofrecía carácter y pegada. El PSV, por su parte, redujo diferencias por medio de Kieft. Riazor, entre tanto, reclamaba los goles de Butragueño y Hugo Sánchez. El Buitre se quedó sin ver puerta. Hugo, Bota de Oro junto a Stoichkhov en la 1989/90, cerró la cuenta del Madrid en la segunda parte. Las caras de los jugadores holandeses reflejaban el disgusto de la humillación. Ni en amistosos se admite la derrota, menos la goleada, siendo un club ganador. Valckx aflojó la agonía con su gol a tres minutos del final, el definitivo 4-2. Los de Toshack quedaron terceros y Riazor se quedó sin ver un Real Madrid-Bayern en la final. 

 

El PSV fue la decepción del Teresa Herrera. Dos partidos, dos derrotas y siete goles en contra. Por su parte, el Real Madrid mezcló excelentes síntomas en ataque (lo refrendaría con el récord de los 107 goles en el quinto título de Liga consecutivo) y puntos a mejorar en el nuevo sistema defensivo. Riazor se quedó sin el Real Madrid-Bayern para la final.


FINAL

Bayern 4-1 Steaua

FC Bayern München: Aumann; Grahammer, Köhler, Johnsen, Kastenmaier; Reuter, Dorfner, Strunz (Schwabl'77), Kögl; Mihajlović y Bender.

 

FC Steaua București: Lung (Stângaciu'46), Petrescu, Bumbescu (Mastacan'46), Iovan, Ungureanu (Stan'77); Dumitrescu (Balint'46), Minea, Muzsnay, Rotariu; Lăcătuș y Hagi.

 

Goles: 1-0 Köhler min.7, 1-1 Lăcătuș min.22, 2-1 Kastenmaier min.44, 3-1 Bender min.57 y 4-1 Johnsen min.89.

 

Árbitro: García de Loza. Mostró tarjetas amarillas a Köhler (7') y a Bumbescu (44').

 

Se esperaba una final más igualada entre los dos equipos más en forma del torneo, pero el Bayern hizo gala de efectividad y orden, señas germanas, para llevarse el Teresa Herrera. Cogió ventaja en una primera parte igualada y acabó la segunda mitad en goleada. 

 

 

El Bayern se adelantó en su primera ocasión clara. Jürgen Kohler inició y finalizó la jugada del 1-0 en una subida inusual del central desde atrás. El conjunto bávaro, con ventaja favorable, se echó unos metros hacia atrás. El Steaua se adueñó del balón, con Gica Hagi cocinando jugadas sobre las inmediaciones del área alemana. El Maradona de los Cárpatos, de hecho, resultó decisivo en el gol de Lăcătuș. Hagi se zafó de Kastenmaier con un ligero empujón que no vio García de Loza, atrajo a los dos centrales y sirvió el gol en bandeja a Lăcătuș, libre de marca. Además del golLăcătuș dejó un codazo innecesario a Kohler que no fue sancionado. El partido, para entonces, había subido de pulsaciones y el tiempo de asueto asomaba a la vuelta de la esquina con las fuerzas igualadas. Entonces, el Bayern atestó el primer golpe clave. Kanstenmaier aprovechó un balón suelto tras un centro de Grahammer y puso de nuevo con ventaja al Gigante de Baviera. Gol psicológico que trastocó los planes del Steaua al borde del descanso.

 

Iordănescu agitó el banquillo al descanso. El Steaua volvió al terreno de juego con tres sustituciones, incluida la del portero. Entraron el meta Stângaciu por Lung, Mastacan por Bumbescu y Balint por Dumitrescu. El efecto revulsivo, sin embargo, chocó contra el bloque alemán. Los de Heynckes cerraron su puerta y sumaron otros dos tantos para cerrar la goleadaBender aprovechó un pase medido de Kögl desde la izquierda y dejó el partido listo para la sentencia. El Steaua, pese a ello, peleó hasta el final. Aunque con dos goles abajo se le hizo imposible. El conjunto muniqués controló la segunda parte sin sobresaltos. El noruego Johnsen se sumó a la fiesta con un golazo de falta en el último minuto. El 4-1. El Bayern, en definitiva, fue el mejor equipo sobre el césped de Riazor. Se llevó el Teresa Herrera en su única participación en el torneo coruñés. Por su parte, el bloque de este gran Steaua se desintegró poco tiempo después con salida de sus estrellas al exterior. 

 

GALERÍA DEL TERESA HERRERA

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Lola (miércoles, 11 agosto 2021 20:51)

    Que artículo más completo


                                           Quienes somos

             

                                                      Contactános en: elfutboldeayer@gmail.com